Mejorar el conocimiento de los mecanismos fisiopatológicos implicados en los diferentes tipos de asma, un reto para el CIBERES

CIBER | martes, 3 de mayo de 2016

La línea de investigación en asma del CIBERES, coordinada por la doctora María Jesús Cruz Carmona, ha puesto en marcha un estudio de cohorte en el que participan siete centros españoles con el objetivo de monitorizar durante 10 años a medio millar de pacientes asmáticos.

El asma representa un grave problema de salud a nivel mundial. En las últimas décadas, se ha producido un aumento epidémico en su prevalencia, estimándose que afecta a 300 millones de personas en todo el mundo. Esto es especialmente relevante en el mundo industrializado desarrollado, donde se ha detectado un gran crecimiento del número de casos de asma durante los últimos 50 años, afectando al 8-12% de la población.

Las causas de la mayor prevalencia del asma en las últimas décadas no se han determinado todavía, si bien algunas teorías relacionan este aumento con la mayor contaminación, el cambio climático que redunda en una mayor exposición al polen, o la mejora de las condiciones higiénicas, que puede acabar por derivar en respuestas de tipo alérgico, entre otros determinantes. “Es evidente que está aumentando la prevalencia del síndrome asmático, pero las causas de este incremento aún no las conocemos”, explica la Dra. María Jesús Cruz Carmona, que coordina la línea de asma en el marco del Programa de Investigación en Enfermedades Respiratorias Crónicas del CIBERES.

El asma representa un campo donde hay muchas vías abiertas para la investigación. Las causas de su incremento epidémico, la susceptibilidad genética, la interacción marginalmente conocida entre factores medioambientales y el sistema inmune, la mejor subclasificación del asma, sus fenotipos, o nuevos agentes que actúen en vías específicas en la patogénesis para el uso como nuevos enfoques terapéuticos son algunos de los retos pendientes para los científicos.

Estudio de cohorte

El Programa de Investigación en Asma del CIBERES se ha orientado específicamente a lograr un mayor conocimiento de los mecanismos fisiopatológicos implicados en los diferentes tipos de asma. “El problema del asmas es que es una patología compleja (de hecho, no se habla de una enfermedad, sino de un síndrome), que tiene unos síntomas comunes pero cuyas causas pueden ser muy diversas. Hay muchos tipos de asma: el asma alérgico, el asma asociado a la obesidad, el asma asociado a la inhalación de sustancias nocivas, etc., y la complejidad está en que los mecanismos de cada uno de estos tipos de asma son distintos y, por lo tanto, su abordaje muy difícil”, explica la investigadora.

Bajo la coordinación de la doctora Cruz, los trabajos llevados a cabo por investigadores del CIBERES se centran en la monitorización a largo plazo de una cohorte de pacientes asmáticos. En el proyecto participan siete centros de toda España, que están avanzando en la inclusión de pacientes en el grupo de estudio.

Por el momento, se han incorporado los datos de más de 200 personas, pero la cifra final llegará a las 500. “La previsión es que la fase de reclutamiento culmine este año”, adelanta la coordinadora.

Una vez construida la cohorte, el objetivo del proyecto es hacer un seguimiento de estos pacientes durante diez años: “En este tiempo iremos conociendo mejor los mecanismos implicados en el asma en función de las características de cada caso”, añade.

Base de datos de pacientes asmáticos

Gracias a la creación de esta cohorte, en el marco de este proyecto se ha desarrollado la primera base de datos de pacientes asmáticos en España: “Esta es una de las fortalezas del proyecto, puesto que lleva asociada una recogida de datos muy amplia y exhaustiva, y que además incluye muestras biológicas”.

En la nueva base de datos figuran datos demográficos, clínicos, de control de la enfermedad, de uso de medicación o de antecedentes familiares, además de los resultados de las pruebas analíticas realizadas a los afectados.