Uno de los grandes valores añadidos de CIBERES es la capacidad de interactuar con otros grupos y generar nuevas ideas de investigación

José Luis López-Campos, jefe de grupo del CIBERES en el Instituto de Biomedicina de Sevilla (IBIS)
CIBER | viernes, 23 de marzo de 2018

El grupo de investigación que lidera José Luis López-Campos en el Instituto de Biomedicina de Sevilla (IBIS) centra su trabajo en el estudio de la EPOC, las neumopatías intersticiales, la circulación pulmonar, la fibrosis quística y los trastornos respiratorios durante el sueño. Tras la reciente incorporación del grupo al CIBERES, el Dr. López-Campos aborda en esta entrevista los principales retos que se marca en esta nueva etapa dentro del Centro de Investigación Biomédica en Red de Enfermedades Respiratorias y las ventajas que supone para su equipo la integración en el CIBER.

-El grupo que usted lidera acaba de incorporarse al Centro de Investigación Biomédica en Red en su Área de Enfermedades Respiratorias, ¿qué retos se marcan como grupo CIBER?

-Nuestro principal reto es realizar una actividad investigadora colaborativa con el resto de grupos CIBER de manera que avancemos en el conocimiento de las enfermedades respiratorias con el objetivo final de mejorar la salud de los pacientes

-¿Cuáles son las líneas de investigación en las que se centra el trabajo de su grupo?

Nuestras líneas de investigación se vertebran en 4 áreas principales. Una línea sobre EPOC, centrada en la identificación de marcadores proteicos que caractericen tipos de pacientes o comportamientos clínicos peculiares, soluciones de eSalud, así como investigación epidemiológica y de perfil clínico. La segunda línea aborda la circulación pulmonar, centrándose principalmente en la relación entre trombosis y cáncer y en la hipertensión pulmonar post-embólica. El tercer campo de trabajo está enfocado a fibrosis quística y bronquiectasias,  con proyectos en el análisis del microbioma pulmonar. Y, finalmente, tenemos una cuarta línea de trabajo sobre trastornos durante el sueño y ventilación domiciliaria, estudiando la relación entre SAHS y comorbilidades o el impacto de  las alteraciones biológicas de algunas enfermedades neuromusculares.

-¿Cuáles considera los mayores desafíos para la investigación en cada uno de estos campos?

-Todas estas líneas tratan de abordar los grandes desafíos que tienen cada una de las enfermedades mencionadas. En el campo de la EPOC, la identificación de biomarcadores constituye un reto tanto para la enfermedad en fase estable como para las agudizaciones. La relación entre trombosis y cáncer abre numerosas incógnitas con una potencial aplicabilidad directa al paciente. Igualmente, la relación del microbioma en la fibrosis quística y en las bronquiectasias tiene un papel primordial en el pronóstico de la enfermedad, así como las relaciones entre patología del sueño y comorbilidades como el cáncer o la depresión.

-¿Qué cree que pueden aportar a la trayectoria investigadora de su grupo el integrarse en la estructura del CIBER?

-Nuestro grupo está formado por un equipo multidisciplinar con investigadores con una considerable experiencia en cada una de las líneas mencionadas. Además, la unión entre el centro hospitalario de mayor tamaño en Andalucía que proporciona experiencia clínica, junto con el Instituto de Biomedicina de Sevilla (IBIS) que proporciona el sustento de investigación, establece un marco ideal para el desarrollo de proyecto traslacionales colaborativos con una potencial aplicabilidad directa a los pacientes. Con nuestra incorporación a los grupos CIBER podemos integrarnos en las líneas existentes y aportar nuevas ideas y proyectos con los que seguir avanzando en el conocimiento de estas enfermedades.

-¿Cómo valora la aportación del CIBERES a la investigación que se viene haciendo en España en el área de Enfermedades Respiratorias?

-La estructura de colaboración entre grupos formando redes estables de investigadores con interés en una misma enfermedad y con recursos para poder llevarlas a cabo es crucial para desarrollar una labor investigadora competitiva de alto nivel. En este sentido, la estructura de grupos CIBER me parece esencial para el desarrollo de la investigación en España.

-¿Cómo va a mejorar la colaboración con otros grupos de investigación el hecho de ser grupo CIBERES?

-Al integrarnos en una estructura nacional de investigación colaborativa, nuestro grupo aporta sus proyectos y también nos integramos en las iniciativas de investigación de CIBERES. Actualmente estamos colaborando ya con otros grupos CIBER, en las 4 áreas mencionadas. La incorporación a CIBERES mejorará sin duda esta relación al participar colaborativamente en las líneas estratégicas del grupo activamente. Uno de los grandes valores añadidos de CIBERES es la capacidad de interactuar con otros grupos y generar nuevas ideas de investigación.