Hemos puesto en marcha un estudio de cohortes de pacientes asmáticos en España que permitirá investigar sobre esta enfermedad de una forma más eficaz

María Jesús Cruz Carmona, coordinadora de la Línea de Investigación en Asma del CIBERES
lunes, 1 de enero de 0001

El asma representa un problema de salud a nivel mundial, siendo especialmente relevante en los países industrializados, en los cuales ha habido un incremento importante en la prevalencia de esta patología, que afecta entorno al 8-10 % de la población, lo que supone además de un empeoramiento en la calidad de vida, un alto coste socioeconómico en términos de absentismo laboral y escolar, consumo de recursos (consultas, hospitalizaciones), y muertes. La Organización Mundial de la Salud (OMS) estima que alrededor de 300 millones de personas sufren asma en todo el mundo. En España, se calcula que hay 3 millones de asmáticos. Se trata de un campo donde hay muchas vías abiertas para la investigación. Las causas de su incremento epidémico, la susceptibilidad genética, la interacción marginalmente conocida entre factores medioambientales y el sistema inmune, la mejor subclasificación del asma, sus fenotipos, o la búsqueda de nuevos agentes terapéuticos son algunos de los retos pendientes para los científicos. De ello se ocupa la Línea de Investigación en Asma del CIBERES, que coordina la doctora María Jesús Cruz Carmona.

-¿A qué obedece el aumento de la prevalencia del asma en los países industrializados?

-El incremento en las cifras de asma podría deberse a una mejoría en las técnicas y criterios diagnósticos, pero también pueden influir algunos factores, como el hábito tabáquico, la contaminación ambiental o la falta de adherencia al tratamiento. El incremento en la incidencia de atopía y enfermedades atópicas podrían explicar a su vez el incremento en la prevalencia de asma, ya que se ha reportado paralelamente una mayor prevalencia de enfermedades alérgicas (eczema, rinitis, conjuntivitis).

-¿Cuáles son los factores subyacentes en la génesis del asma?

-Existen múltiples factores causales tanto para su inducción como para su exacerbación, desde infecciones virales en la infancia hasta exposición ocupacional en los adultos. Los factores que incrementan el riesgo de asma pueden dividirse en los que causan el desarrollo del asma y los que disparan o provocan los síntomas de ésta. Los primeros son factores propios del huésped (genéticos) y los segundos son factores, principalmente, del medio ambiente (contaminación, dieta, estrés, infecciones virales, tabaquismo, etc.). Sin embargo, los mecanismos que influyen en la expresión y desarrollo del asma son complejos e interactivos.

-¿Cuáles son los factores medioambientales que más están afectando?

-Niveles elevados de material particulado (partículas diesel), ozono, anhídrido sulfuroso y óxido nitroso (O3, SO2 y NO2) pueden precipitar la aparición de síntomas, incrementando el número de consultas a los servicios de urgencias y hospitalizaciones por descompensación de la enfermedad.

-¿Se ha mejorado el conocimiento en lo relativo a la susceptibilidad genética a esta enfermedad?

-Los estudios de susceptiblidad genética son difíciles y resultan un gran desafío. Identificar la susceptibilidad para desarrollar asma es complejo puesto que no existe definición fenotípica uniforme en esta enfermedad compleja.

-¿Qué retos tiene la investigación en lo referente a esta enfermedad?

-Los retos actuales están enfocados en entender la complejidad de esta enfermedad que es muy heterogénea y conocer mejor los diferentes fenotipos, lo que redundará en un mejor tratamiento y control del asma.

-Usted coordina la Línea de investigación en Asma del CIBERES, ¿qué proyectos de investigación se están desarrollando al amparo de esta línea?

-La Línea de investigación en Asma ha puesto en marcha un estudio de cohortes de pacientes asmáticos en España que permitirá investigar sobre esta enfermedad de una forma más eficaz.

Esta Línea engloba grupos de investigación con amplia experiencia en el asma, la alergia, la genética, la genómica, la proteómica y la inmunología. Esta colaboración aporta la existencia de una masa crítica de investigadores que están aplicando sus conocimientos para la mejor comprensión de los mecanismos moleculares implicados en el inicio y la progresión de una enfermedad inflamatoria crónica como el asma.

Para ello, los investigadores del proyecto han diseñado una base de datos y se ha establecido una metodología común para la recogida de muestras biológicas. Esta base de datos en la que participan actualmente 7 centros hospitalarios del ámbito nacional, está ya construida y se han incluido datos de más de 200 pacientes. Está previsto que se realice un seguimiento de los pacientes al menos durante 4 años aunque nuestra intención es que se puedan seguir estudiando durante más tiempo. Gracias a la colaboración de los 7 grupos de diversos hospitales, se podrán optimizar recursos, y reducir así el tiempo que se tarda en trasladar los resultados a la práctica asistencial, lo que en última instancia permitirá la mejora de la salud de los pacientes asmáticos, y aumentar su calidad de vida y su bienestar.

-¿Cómo funciona esta base de datos de pacientes asmáticos?

-El Grupo ha establecido una metodología común para reclutar la cohorte de pacientes con asma. Para la recogida de los datos se ha diseñado una base de datos específica electrónica. Esta base de datos está disponible vía web y permite recoger, explotar y exportar datos (previamente anonimizados) de los pacientes incluidos en el estudio. Las variables de la base de datos han sido consensuadas entre los investigadores integrantes del proyecto, con marcado carácter multidisciplinar. Este trabajo previo constituye una plataforma ideal para la continuidad de los objetivos planteados en el proyecto que principalmente están enfocados a mejorar el conocimiento sobre la heterogeneidad del asma en general y del asma grave en particular. El examen de la evolución del asma a través de la creación y estudio de cohortes prospectivas proporciona una oportunidad única de investigar los mecanismos moleculares en el contexto de fenotipos bien definidos. A través de estudios prospectivos derivados de esta cohorte, el grupo pretende dilucidar los mecanismos asociados con las diferentes respuestas inmunes o los procesos que dan lugar a la persistencia del asma. Estos datos proporcionarán información importante para comprender los mecanismos complejos del asma y podría conducir a estrategias terapéuticas.

-¿Qué respuestas buscan con este estudio de cohortes de pacientes asmáticos?

-Se trata de un estudio multicéntrico (Proyecto PREMEDAS) realizado en siete hospitales, en el que por primera vez y con cierta periodicidad, se están llevando a cabo diferentes estudios en términos de imagen, de función pulmonar, inflamación e híper-respuesta bronquial, para determinar los eventos relevantes que dan forma a la población asmática, los parámetros a largo plazo que pueden determinar los cambios en la gravedad de los pacientes y qué tratamientos pueden influir en la progresión de la enfermedad. El estudio también trata de identificar las causas de las exacerbaciones y cómo esto afecta a la evolución de la enfermedad. En definitiva, el estudio pretende conocer mejor la historia natural de la enfermedad, no centrándose exclusivamente en el asma grave. Creemos que la clave para conocer mejor el asma es llevar a cabo un enfoque integrador como el propuesto, en el que se están estudiando factores inmunológicos, genéticos y ambientales que definan las características relevantes de la enfermedad, asociados o no a posibles fenotipos clínicos. En este sentido, esta cohorte que nuestro grupo está desarrollando, se enmarca dentro de un ambicioso proyecto del cual se derivan diferentes subproyectos que están realizando en los distintos centros participantes.

-Uno de sus objetivos es construir un biobanco con muestras de pacientes asmáticos…

-Las muestras biológicas de sujetos sanos o de pacientes, junto con datos clínicos constituyen la base de la mayoría de los estudios biomédicos. Estas muestras son centrales para desentrañar la complejidad de patologías complejas como el asma e identificar nuevas dianas terapéuticas. Un objetivo clave en el grupo de asma de CIBERES es construir un biorepositorio (de acuerdo con la plataforma del biobanco CIBERES) que almacene muestras biológicas de los pacientes asmáticos incluidos, para su uso en los estudios actuales de grupo y para futuros proyectos en este campo.

-¿Cuál es hasta el momento el balance del trabajo de la línea de investigación en Asma?

-El grupo presentará resultados preliminares de los primeros 200 pacientes incluidos en la cohorte en el congreso nacional SEPAR y en el congreso europeo ERS.

-El CIBERES realiza un importante trabajo de investigación en asma ocupacional, ¿podría hablarme del trabajo de los investigadores del CIBERES en este campo?

-El asma ocupacional es un problema de salud pública importante debido a su alta prevalencia y carga socioeconómica. Dentro del grupo de asma del CIBERES existen investigadores con amplia experiencia en el estudio del asma ocupacional que están llevando a cabo proyectos encaminados a conocer los mecanismos implicados en el asma ocupacional ocasionada por agentes proteicos y químicos, así como los factores pronósticos de la evolución de la enfermedad.

-¿Hacia dónde camina la terapéutica del asma?

-El tratamiento del asma es actualmente una estrategia global en la que es muy importante la educación del paciente y la combinación de medidas generales y tratamiento farmacológico de acuerdo al tipo y gravedad del asma. De los nuevos tratamientos en desarrollo para el asma, las opciones más prometedoras son las terapias biológicas, en particular los anticuerpos monoclonales frente a dianas selectivas.