La Fundación Soria Melguizo apoya dos proyectos de investigación del CIBER sobre impacto de la COVID-19 en la salud

Entrega de premios de la La Fundación Soria Melguizo
CIBER | viernes, 17 de diciembre de 2021

El Consorcio Centro de Investigación Biomédica en Red (CIBER) acaba de recibir más de 340.000 euros a través de la Convocatoria de Ayudas a la Investigación Biomédica 2021 de la Fundación Francisco Soria Melguizo para apoyar dos proyectos dirigidos a mejorar el conocimiento sobre los factores de riesgo que ha añadido la COVID-19 en distintos ámbitos de la salud, la calidad de vida y la salud pública.

En concreto, el proyecto ‘Factores de riesgo para la COVID-19 y su impacto en la calidad de vida, estado anímico y función cognitiva en pacientes ancianos de alto riesgo cardiovascular’, que lideran Montserrat Fitó y Jordi Salas, jefes de grupo del CIBER de Obesidad y Enfermedades Metabólicas (CIBEROBN), ha resultado adjudicatario de esta convocatoria de Ayudas en su Sección 1, destinándose al apoyo de este proyecto de investigación un total de 240.400 euros.

Asimismo, la Fundación ha concedido un accésit dotado con 100.000 euros dirigido al proyecto ‘Huella molecular de los fenotipos clínicos del síndrome post COVID-19: Estudio POST-FENO-COVID’, que lidera David de Gonzalo Calvo, investigador del CIBER de Enfermedades Respiratorias (CIBERES).

La Fundación Francisco Soria Melguizo celebró en la tarde de ayer en la Real Academia Nacional de Medicina el acto de entrega de estas Ayudas a la Investigación Biomédica 2021 y del II Premio Francisco Soria Melguizo, un evento en el que participaron la directora General de Investigación, Docencia y Documentación de la Comunidad de Madrid, Teresa Chavarría; el director del Instituto de Salud Carlos III (ISCIII), Cristóbal Belda, y la secretaria general de Investigación del Ministerio de Ciencia e Innovación, Raquel Yotti.

Colaboración para el progreso de la ciencia

El presidente de la Fundación Francisco Soria Melguizo, Francisco Javier Ramiro, destacó en su intervención que, con estas iniciativas, “la Fundación consolida su actividad de mecenazgo científico”. En este sentido, subrayó la continuidad en la convocatoria de estas Ayudas a la Investigación Biomédica, que en 2021 “han vuelto a incidir sobre los factores de riesgo que ha añadido la COVID-19 en relación con determinadas dolencias o patologías, y en lo que entendemos que supone uno de los problemas de salud de nuestro tiempo: el deterioro funcional asociado al envejecimiento”. Ramiro agradeció la respuesta a esta convocatoria por parte de instituciones e investigadores que “han acudido a nuestro llamamiento con proyectos del máximo interés y calidad”, presentando un total de 34 candidaturas.

El presidente de la Fundación también quiso hacer una llamada en favor de la necesaria colaboración en la construcción del progreso científico, apelando al “irrenunciable ideal de compartir esfuerzos cuando se trata de conseguir nuevos logros en favor de toda la sociedad desde la ciencia, necesaria, como se ha demostrado durante esta pandemia, para el progreso y el bienestar de todos”.

Ayudas 2021: investigación sobre el impacto de la COVID-19

La convocatoria de Ayudas a la Investigación 2021 de la Fundación Francisco Soria Melguizo reservó su Sección 1 a proyectos de investigación colaborativos a desarrollar entre distintas áreas temáticas del CIBER, centrados en el estudio de los factores de riesgo que ha añadido la COVID-19 en ámbitos como el de las patologías cardio-respiratorias, la salud mental y/o sus efectos sobre la salud pública.

El proyecto ‘Factores de riesgo para COVID-19 y su impacto en la calidad de vida, estado anímico y función cognitiva en pacientes ancianos de alto riesgo cardiovascular’, coliderado por la Dra. Fitó, jefa de grupo del CIBEROBN en el IMIM, y el Dr. Salas, también investigador principal del CIBEROBN en la Universidad Rovira i Virgili (URV), fue altamente valorado por el Consejo Científico Asesor de la Fundación Francisco Soria Melguizo, que destacó en su dictamen “la originalidad y excelencia de todos los aspectos de la propuesta, así como la enorme trascendencia científica y práctica que tiene la búsqueda de conocimiento traslacional acerca de las secuelas cognitivas de la infección por el coronavirus SARS-CoV-2”.

Este proyecto, que ha recibido de la Fundación la primera de las Ayudas contempladas en esta convocatoria, por 240.400 euros, pretende contribuir a mejorar el conocimiento sobre la relación de factores clínicos, de estilo de vida e inflamación, con la infección por SARS-CoV-2 y su gravedad. Asimismo, estudiará el impacto de la infección sobre la tendencia a la depresión y estado de cognición, y en consecuencia de la calidad de vida en las personas más vulnerables, como son los participantes del ensayo PREDIMED-Plus, que tienen una edad avanzada y un alto riesgo cardiovascular.

Detección temprana de repercusiones respiratorias y cognitivas de la covid-19

Por su parte, el proyecto de investigación ‘Huella molecular de los fenotipos clínicos del síndrome post COVID-19: Estudio Post-Feno-Covid’, liderado por el Dr. David De Gonzalo, investigador del CIBERES en el IRBLleida, y que ha sido merecedor de un accésit dotado con 100.000 euros, tiene por objetivo general “el desarrollo de un algoritmo que permita la identificación temprana de las repercusiones respiratorias y cognitivas en pacientes post-COVID-19”. El Patronato de la Fundación y su Consejo Científico asesor valoraron “la pertinencia de la propuesta en respuesta a la necesidad de conocer los mecanismos implicados en las secuelas respiratorias de la infección por el coronavirus SARS-CoV-2, desarrollando sobre esa base herramientas de precisión que faciliten su abordaje”.

Línea de Ayudas sobre Envejecimiento

Por su parte, la Ayuda correspondiente a la Sección 2 de la convocatoria, por un importe de 325.600 euros, se otorgó al Institut d'Investigació Biomèdica de Girona Dr. Josep Trueta, dirigida al proyecto ‘Estudio de biomarcadores moleculares de resiliencia cognitiva en el envejecimiento cerebral y en la neurodegeneración’, cuyo investigador principal es el Dr. Lluís Ramió i Torrentà. El Consejo Científico Asesor destacó el enorme interés de este proyecto, subrayando “singularmente el interés del tema propuesto, la resiliencia cerebral, en el estudio del deterioro cognitivo, uno de los principales factores implicados en la pérdida de autonomía funcional durante el envejecimiento”.

El objetivo principal del proyecto es identificar un panel de biomarcadores moleculares en personas con envejecimiento fisiológico con una trayectoria cognitiva adecuada para su edad y estable (indicativo de una resiliencia/resistencia cognitiva) y validarlos en sujetos con esclerosis múltiple de formas progresivas cognitivamente estables y sujetos con esclerosis múltiple de formas progresivas con alteraciones cognitivas, para identificar biomarcadores significativos diferenciales que sean, por tanto, marcadores de resistencia/vulnerabilidad o predictores de alteraciones cognitivas en la esclerosis múltiple progresiva.

Los tres proyectos tienen ahora un horizonte de desarrollo de 24 meses, según recogen las bases de la convocatoria.

Microbiología del Hospital Ramón y Cajal, Premio Francisco Soria Melguizo

En el acto celebrado en la Real Academia Nacional de Medicina, la Fundación hizo entrega también del Premio Francisco Soria Melguizo al Servicio de Microbiología del Hospital Universitario Ramón y Cajal (Grupo ‘Biología y Evolución de Microorganismos’), que dirige el Dr. Rafael Cantón Moreno, por su aportación científica y clínica en el ámbito de la Microbiología. El jurado del Premio, dotado en esta segunda edición con 50.000 euros, además de valorar los méritos acumulados por el citado Servicio, quiso destacar “la constancia y excelencia de la trayectoria investigadora del mismo y las importantes aportaciones realizadas, así como su aplicabilidad al paciente, especialmente en lo que afecta a la resistencia antimicrobiana”.

Sobre la Fundación Francisco Soria Melguizo

La Fundación Francisco Soria Melguizo nació en 2005 para fomentar la investigación biomédica de excelencia, practicando a tal fin un ejercicio de mecenazgo científico que apoya el trabajo de las instituciones y los profesionales de la comunidad científico-médica, tanto la que opera en la esfera de la investigación básica, como en la traslacional y clínica.