Un proyecto sobre el diagnóstico y manejo de la tuberculosis recibe una ayuda Marie Skłodowska Curie

IGTP | lunes, 26 de noviembre de 2018

El proyecto "Innovation in Tuberculosis - INNOVA4TB" impulsado y coordinado por el grupo de investigación Innovación en infecciones respiratorias y diagnóstico de la tuberculosis, que lidera en el Instituto de Investigacion en Ciencias de la Salud Germans Trias i Pujol (IGTP) José Domínguez, junto a Cristina Prat, investigadores del CIBERES, ha recibido una ayuda Marie Skłodowska Curie.

La propuesta ha sido dotada con más de un millón de euros de financiación en la convocatoria 2018, concretamente una ayuda RISE (Research and Innovation Staf Exchange), en el marco del programa Horizon 2020 de la Comisión Europea, que promueve la movilidad de personal investigador a nivel mundial. La propuesta premiada tiene por objetivo potenciar y consolidar la investigación colaborativa, entre países y sectores, y tejer una red de investigación de calidad y traslacional en el campo del diagnóstico y manejo clínico de la tuberculosis.

En los próximos 4 años, personal investigador y técnico de distintas instituciones y países trabajaran en este proyecto. Hay implicadas 12 instituciones, incluyendo hospitales, centros de investigación y empresas privadas, de 6 países diferentes (España, Ucrania, Moldavia, Suecia, Alemania y Chile), todas coordinadas desde el IGTP. El objetivo es "intercambiar conocimiento sobre distintos aspectos relacionados con la interacción entre patógeno y huésped, y el diagnóstico y tratamiento de la tuberculosis", explica Domínguez, "además de sobre gestión de investigación, proyectos europeos y comunicación, diseminación y explotación". Todos los participantes del proyecto se exponen, mediante intercambio, a distintos entornos de investigación y pueden desarrollar sus capacidades en áreas clínicas, de laboratorio, investigación de campo o en la administración.

En línea con la Estrategia Fin a la Tuberculosis

En 2016, la OMS comenzó a implementar la Estrategia Fin a la Tuberculosis, que tiene por objetivo reducir la incidencia de la enfermedad un 90% antes de 2035, y reducir las muertes un 95%, a la vex que se propone eliminar el impacto económico que supone el tratamiento de la enfermedad para muchas familias y para el sector sanitario público. En esta línea, la investigación propone, de fondo, "desarrollando nuevas herramientas de diagnóstico, monitorización y tratamiento de la tuberculosis, se centra en alcanzar nuevas oportunidades de mercado en un entorno europeo e internacional", detalla Domínguez, que añade que "los principales beneficiarios de los resultados serán los pacientes, a través de la mejora en la calidad de los sistemas de salud y la reducción de costes en los sistemas sanitarios públicos, especialmente en los países con más incidencia de tuberculosis".

Hospitales, centros de investigación y empresas privadas

Entre las 12 instituciones participantes hay centros públicos y privados, también instituciones académicas, lo que obre las perspectivas y permitirá a los participantes mejorar en la comprensión de lo que se requiere para el control y manejo de la tuberculosis. La interacción con la pequeña y mediana empresa también ayudará en los aspectos relacionados con la innovación y la transferencia de conocimiento.

Este nuevo proyecto se ha vestido a partir de una red de instituciones que ya habían participado en una acción similar llamada IRSES (en el contexto del 7º programa marco de la CE, FP7, el programa anterior a H2020), aunque ahora ha triplicado las instituciones que participan ahora. El proyecto comenzará oficialmente el día 1 de enero de 2019, y hay previstos un total de 226 meses de desplazamientos, es decir, "estancias de intercambio, que pueden ir de 1 a 12 meses, en el caso más extenso", concreta Domínguez.